fbpx
Pablo Hincapie y Meylin Carballo de UAÍA en Cartagena con sus productos artesanales.

Tejiendo Sueños desde 2016

Desde el corazón vibrante de Colombia, en el año 2016, nació UAÍA, una marca que desde sus inicios se propuso una misión audaz: salvaguardar las tradiciones artesanales colombianas y transformarlas en piezas de diseño contemporáneo. En el 2016 comienza esta aventura, pasión y crecimiento constante, hemos recorrido un camino lleno de historias, desafíos y logros significativos.

Un Encuentro Transformador

El nacimiento de UAÍA se ancla profundamente en dos encuentros significativos, cada uno marcando un punto de inflexión en la vida de nuestros fundadores, Pablo Hincapie y Meylin Carballo. La llegada de Antonella, su hija, no fue solo un momento de inmensa felicidad personal, sino también el catalizador que les impulsó a reimaginar su futuro profesional y personal. Antonella trajo consigo la revelación de que la vida podría ser más que cumplir horarios; podría tratarse de tejer juntos cada momento, de crear un legado que trascendiera lo ordinario. Su presencia fue una inspiración viviente, un recordatorio diario de que el tiempo compartido en familia es el tejido más precioso de nuestra existencia. Antonella se convirtió en la musa de UAÍA, personificando la alegría pura y el amor incondicional que la marca aspira a infundir en cada diseño.

Igualmente transformador fue el encuentro con la Señora Felisa Alquichire en Barichara. Felisa no era solo una artesana; era la portadora de un legado, la última de los indígenas GUANE que dominaba una técnica artesanal transmitida a través de generaciones. En ella, Pablo y Meylin vieron no solo a una maestra de su oficio, sino a un símbolo viviente de la cultura y la historia colombianas en su forma más pura y vulnerable. La historia de Felisa, cargada de sabiduría y una pasión inquebrantable por su arte, les mostró que UAÍA tenía una misión más grande: la de ser custodios de un tesoro cultural en peligro de extinción.

La fusión de estos dos momentos define la esencia misma de UAÍA. Antonella y Felisa representan dos caras de una misma moneda: el futuro y el pasado, la familia y la tradición, la inspiración y la responsabilidad. Juntas, encarnan la razón de ser de UAÍA: crear un puente entre generaciones, salvaguardando las riquezas culturales de Colombia a través de productos que cuentan historias, conectan corazones y celebran la vida. En cada diseño de UAÍA, se entreteje este propósito, asegurando que el legado de Felisa, la herencia de los GUANE, y el futuro de Antonella y todas las generaciones venideras, se mantengan vivos, vibrantes y llenos de significado.

Artesana Felisa Alquichire sosteniendo plato y pocillo de cerámica colombiana

¿Con cuántos artesanos trabaja uaía?

+ 0
Artesanos en Colombia

¿Cuántos diseños tiene la marca uaía hoy?

+ 0
Diseños entre moda y hogar
Modelo con bolso El Corazón y corona de UAÍA, artesanías en palma de iraca de Usiacurí, Atlántico.

Espíritu Artesanal

La visita a Usiacurí y el encuentro con los maestros del tejido en palma de iraca marcaron el inicio de una serie de colaboraciones que definirían el alma de UAÍA. Cada producto, desde «El Corazón» hasta nuestras colecciones más recientes, lleva impregnado el espíritu, la historia y el meticuloso trabajo de artesanos que han encontrado en UAÍA un puente hacia nuevos horizontes.

Evolución y Expansión

A lo largo de estos 8 años, UAÍA ha crecido y evolucionado, siempre manteniendo firmes sus raíces y valores. Desde el primer bolso que se ideó en una modesta visita a Usiacurí hasta convertirse en un símbolo de moda y sostenibilidad reconocido internacionalmente, nuestra marca ha sido un catalizador para el cambio positivo, empoderando a las comunidades artesanales y llevando su arte a escenarios globales.

MIRANDO HACIA EL FUTURO

Hoy, con 8 años de experiencia, UAÍA se enorgullece de haber tejido una red de historias, personas y sueños. Nuestro viaje es una prueba de que la moda y la tradición pueden coexistir de manera sostenible y respetuosa, creando un futuro donde ambos se enriquecen mutuamente.

Invitamos a nuestra comunidad global a seguir siendo parte de esta hermosa historia. Con cada compra, apoyas no solo la conservación de las técnicas artesanales colombianas sino también el sueño de una moda más consciente y conectada con nuestras raíces.

Juntos, seguimos tejiendo sueños, creando legados y celebrando la riqueza cultural de Colombia. Gracias por acompañarnos en este viaje de amor, arte y tradición.

conoce mas sobre UAÍA

manifiesto

blog

SOMOS UAÍA

En UAÍA, tejemos historias a través de nuestros diseños, invitándote a reinventarte cada día. La creatividad fluye en cada fibra de lo que hacemos y lo que representamos, una tradición que hemos alimentado desde nuestro origen. Creemos en la creatividad que te impulsa a ser quien deseas en cada momento.

Logo UAÍA

En UAÍA, creemos en la unión de tradiciones, familias y comunidades a través del arte. Nuestros diseños son puentes que conectan generaciones, celebrando la riqueza de la cultura colombiana y el vínculo indeleble entre los artesanos y sus ancestrales técnicas. La «U» de UAÍA representa la unión que fortalece, inspira y trasciende.

El corazón de UAÍA palpita al ritmo de la artesanía auténtica. Cada pieza es un testimonio de habilidad, dedicación y amor por el detalle, elaborada con las manos sabias de artesanos colombianos. La primera «A» de UAÍA simboliza la artesanía como la esencia de nuestra identidad y nuestra promesa de calidad y singularidad.

La «Í» representa la identidad en UAÍA. Cada pieza es un reflejo de un patrimonio cultural rico y diverso, una expresión de identidad que nos distingue. Celebramos la singularidad de cada artesano, cada diseño, cada cliente, reafirmando el valor de la autenticidad en un mundo uniforme.

La «A» final abraza el amor, el fundamento de todo lo que hacemos en UAÍA. Amor por nuestro oficio, por las tradiciones que preservamos, por la naturaleza que nos inspira, y por nuestra comunidad global. Este amor se teje en cada diseño, invitando a quien lo lleva a sentir y compartir esa conexión profunda.